domingo, 13 de septiembre de 2009

Experimentos con animales

Muchos millones de animales de laboratorio son sometidos a horribles experimentos contra enfermedades mortales (Cáncer, Sida y otros) o armas biológicas (venenos) a nivel mundial. Actualmente algunas potencias (China, Rusia, Estados Unidos y algunos países europeos) o laboratorios contratan los servicios de las Facultades de Medicina y/o Veterinaria de las universidades privadas o estatales de los países en vías de desarrollo (África y Latinoamérica) para lograr pruebas más exitosas sobre dichos experimentos. Lo que fomenta el trafico de animales domésticos, principalmente de perros. Estos experimentos provocan una enorme cantidad de sufrimiento animal a una variedad de especies incluyendo ratones, ratas, hámsters, conejos, pájaros, peces, mini-cerdos y perros. Como por ejemplo, las pruebas de carcinogenidad en que los animales, normalmente ratas y ratones, se utilizan en estudios de alimentación que duran toda su vida para probar las sustancias que provocan cáncer.
También son frecuentes las pruebas teratogénicos para estudiar los defectos de nacimiento en que las sustancias químicas se introducen en los animales embarazados para estudiar los efectos en el feto o en las crías. También se utilizaran pruebas a más corto plazo de toxicidad. Estas pruebas crueles pueden provocar a los animales sufrimiento por convulsiones, dolores abdominales severos, ataques, temblores y diarrea; pueden sangrar de los ojos, boca o genitales, vomitar sin control, paralizarse, perder las funciones de los riñones y caer en coma.
Las pruebas de toxicidad en animales (envenenamientos) son crueles, científicamente no fiables y no pueden ser utilizados para predecir como reaccionarán los seres humanos a una sustancia química. Las notables diferencias en la anatomía, fisiología, metabolismo y bioquímica, hacen que la extrapolación de los resultados de una especie a otra sea en el mejor caso no fiable, y en el peor, peligrosa. La mayoría de las pruebas con animales utilizadas actualmente nunca han sido científicamente validadas para demostrar su precisión, importancia y repetitividad, y algunas han suspendido la validación retrospectiva. La solución seria las técnicas alternativas sin animales (in vitro) son más éticas, fiables, y a menudo más rápidas y baratas de llevar a cabo. Los experimentos con animales deberían ser eliminados tanto en las potencias como los países en vías en desarrollo. Lamentablemente, muchas potencias como los laboratorios farmacéuticos son contrarios a este novedoso sistema, ya que según ellos es un proceso naciente y que se necesita ser probado como eficiente. Grupos ecologistas o ambientalistas en Europa piden que los gobiernos aumenten sustancial el financiación para el rápido desarrollo y validación de pruebas in vitro prioritarias. Esto animaría a la innovación y beneficiaría a los inversores preocupados por la seguridad humana, la protección del medio ambiente, el bienestar animal y la confianza de los consumidores. La BUAV (grupo presidente de la Coalición Europea) ha escrito un informe titulado 'El Camino Hacia delante - Una Estrategia de Pruebas Sin Animales para Sustancias Químicas' que ofrece una detallada descripción del potencial de los experimentos sin animales que pueden utilizarse para probar sustancias químicas. Con algunas de las estimaciones del número de animales necesarios para llevar a cabo las propuestas de la Comisión llegando hasta 50 millones de animales, la necesidad de dicha estrategia alternativa jamás ha sido tan urgente.

1 comentario:

Marcela dijo...

Deberian prohibir en los colegios experimentos con animales!!!abrir ranas, matar peces en medios quimicos. No estoy de acuerdo con eso, la vida animal se debe respetar!!!!!!!!!!!!!!