jueves, 24 de septiembre de 2009

Groenlandia y la Antártida se deshielan

El deshielo de los glaciares se acelera en Groenlandia y la Antártida. Los satélites dotados de sensores láser han mostrado la imagen más precisa del acelerado adelgazamiento que están sufriendo las capas de hielo de las costas de Groenlandia y de la Antártida. Este hallazgo, que se publica hoy en la revista Nature, permitirá realizar predicciones más precisas en el futuro sobre el aumento del nivel del mar que puede provocar este fenómeno vinculado al cambio climático.
La pérdida de hielo más profunda se debe a la aceleración en el deshielo de los glaciares en el momento en que éstos se funden con el mar, según señala un grupo de investigadores del British Antarctic Survey y de la Universidad de Bristol (sur de Inglaterra). Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron millones de medidas de las inmensas capas de hielo tanto de la Antártica como de Groenlandia proporcionadas por la NASA.
Los expertos vieron que este «adelgazamiento dinámico» que experimentan los glaciares alcanza ahora todas las latitudes en Groenlandia, se ha intensificado en las costas de la Antártida, está penetrando en el interior de las capas de hielo y se está extendiendo en forma de delgadas capas heladas debido al deshielo del océano. Se teme que tanto Groenlandia como la Antártida se hundan en los océanos debido al deshielo producido por el calentamiento global. Se prevé buscar la manera de ayudar al pueblo de Groenlandia, ya que el mar esta devorando sus costas.
El responsable del estudio, Hamish Pritchard, del British Antarctic Survey (BAS), subraya la "sorpresa" que estos descubrimientos han provocado en el grupo de investigadores al ver un "patrón tan fuerte de adelgazamiento de los glaciares en áreas tan grandes de costa". "Pensamos que la causa más probable de que haya un flujo más rápido en el glaciar se debe a las corrientes cálidas de los océanos cuando alcanzan las costas y funden el glaciar", señala. Este experto admite que este fenómeno de deshielo aún no se comprende bien por lo que "continúa siendo la parte más impredecible del aumento en el nivel del mar en el futuro".
La asociación ecologista Greenpeace esta preocupada por el colapso del glaciar Pertermann (Groenlandia), que se ha fragmentado por efecto de las altas temperaturas. Desde comienzos de este verano, Greenpeace realizo una expedición a bordo del rompehielos 'Artic Sunrise' donde evalúo el impacto del cambio climático sobre el fiordo de Sermilik, en Canadá. Los ecologistas alertaron del peligro, ya que la fragmentación dejo a la deriva una superficie helada equivalente a la isla de Manhattan. En este sentido, Greenpeace recordó que la subida de la temperatura media global por encima de 20 grados conlleva el riesgo de que se deshiele gran parte de las zonas permanentemente heladas, lo que esta haciendo subir el nivel medio mundial del mar alrededor de siete metros. "Los impactos del cambio climático van a una velocidad de vértigo, por eso los gobiernos del mundo deben acordar reducir las emisiones de dióxido de carbono que lo provocan a la misma velocidad", demandó la responsable de la campaña de Cambio climático y Energía de Greenpeace, Raquel Montón. Asimismo, pidió que se financie a los países en desarrollo con 110.000 millones de euros anuales "para que sean capaces de combatir el calentamiento global y detener la deforestación en el Amazonas, la República Democrática del Congo (RDC) e Indonesia para 2015".

domingo, 13 de septiembre de 2009

Experimentos con animales

Muchos millones de animales de laboratorio son sometidos a horribles experimentos contra enfermedades mortales (Cáncer, Sida y otros) o armas biológicas (venenos) a nivel mundial. Actualmente algunas potencias (China, Rusia, Estados Unidos y algunos países europeos) o laboratorios contratan los servicios de las Facultades de Medicina y/o Veterinaria de las universidades privadas o estatales de los países en vías de desarrollo (África y Latinoamérica) para lograr pruebas más exitosas sobre dichos experimentos. Lo que fomenta el trafico de animales domésticos, principalmente de perros. Estos experimentos provocan una enorme cantidad de sufrimiento animal a una variedad de especies incluyendo ratones, ratas, hámsters, conejos, pájaros, peces, mini-cerdos y perros. Como por ejemplo, las pruebas de carcinogenidad en que los animales, normalmente ratas y ratones, se utilizan en estudios de alimentación que duran toda su vida para probar las sustancias que provocan cáncer.
También son frecuentes las pruebas teratogénicos para estudiar los defectos de nacimiento en que las sustancias químicas se introducen en los animales embarazados para estudiar los efectos en el feto o en las crías. También se utilizaran pruebas a más corto plazo de toxicidad. Estas pruebas crueles pueden provocar a los animales sufrimiento por convulsiones, dolores abdominales severos, ataques, temblores y diarrea; pueden sangrar de los ojos, boca o genitales, vomitar sin control, paralizarse, perder las funciones de los riñones y caer en coma.
Las pruebas de toxicidad en animales (envenenamientos) son crueles, científicamente no fiables y no pueden ser utilizados para predecir como reaccionarán los seres humanos a una sustancia química. Las notables diferencias en la anatomía, fisiología, metabolismo y bioquímica, hacen que la extrapolación de los resultados de una especie a otra sea en el mejor caso no fiable, y en el peor, peligrosa. La mayoría de las pruebas con animales utilizadas actualmente nunca han sido científicamente validadas para demostrar su precisión, importancia y repetitividad, y algunas han suspendido la validación retrospectiva. La solución seria las técnicas alternativas sin animales (in vitro) son más éticas, fiables, y a menudo más rápidas y baratas de llevar a cabo. Los experimentos con animales deberían ser eliminados tanto en las potencias como los países en vías en desarrollo. Lamentablemente, muchas potencias como los laboratorios farmacéuticos son contrarios a este novedoso sistema, ya que según ellos es un proceso naciente y que se necesita ser probado como eficiente. Grupos ecologistas o ambientalistas en Europa piden que los gobiernos aumenten sustancial el financiación para el rápido desarrollo y validación de pruebas in vitro prioritarias. Esto animaría a la innovación y beneficiaría a los inversores preocupados por la seguridad humana, la protección del medio ambiente, el bienestar animal y la confianza de los consumidores. La BUAV (grupo presidente de la Coalición Europea) ha escrito un informe titulado 'El Camino Hacia delante - Una Estrategia de Pruebas Sin Animales para Sustancias Químicas' que ofrece una detallada descripción del potencial de los experimentos sin animales que pueden utilizarse para probar sustancias químicas. Con algunas de las estimaciones del número de animales necesarios para llevar a cabo las propuestas de la Comisión llegando hasta 50 millones de animales, la necesidad de dicha estrategia alternativa jamás ha sido tan urgente.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Bioplásticos, limpia solución

Se denomina bioplásticos a un tipo de plásticos derivados de productos vegetales. Tales como el aceite de soja o el maíz, la papa (o patata) e inclusive de los residuos producidos de la fabricación del biodiésel. A diferencia de los plásticos convencionales, derivados del petróleo.
El plástico tradicional está compuesto por un polímetro denominado polietileno, sintetizado a partir del petróleo por la industria petroquímica. La acelerada escasez de este combustible fósil, debido a la gran demanda de cuatro grandes potencias: China, Rusia, India y Estados Unidos. El petróleo es el principal causante de la contaminación y el cambio climático. Esto ha llevado a algunas partes de la industria a buscar alternativas. El ácido poliláctico, sintetizado a partir del maíz, es una de las más prometedoras debido a sus múltiples aplicaciones.
Uno de los principales problemas del plástico convencional lo constituyen las emisiones de efecto invernadero que se producen como resultado de su fabricación. El bioplástico emite entre 0,8 y 3,2 toneladas menos de dióxido de carbono por tonelada que el plástico derivado del petróleo. Además, los bioplásticos son realmente biodegradables, a diferencia del derivado del combustible fósil, al que hay que añadir una pequeña parte de metales pesados para que las cadenas de polímeros se desintegren.
La producción de los bioplásticos es relativamente limitada y el precio aún no es competitivo. Pero esto puede cambiar rápidamente, teniendo en cuenta la escalada de precios del petróleo y los últimos desarrollos en el campo de los plásticos vegetales, que hacen que sus características de dureza y resistencia al calor se acerquen, cada vez más, a las del polietileno. Aquí les presento un resumen de la evolución de los bioplásticos.
2004, NEC desarrolló un plástico vegetal basado en ácido polilácticos que presentaba una alta resistencia al fuego y no requería de componentes químicos tóxicos como halógenos o derivados del fósforo.
2005, en el Japón, compañías como Fujitsu comenzaron a introducir bioplásticos en la fabricación de algunos ordenadores portátiles. Entre 2005 y 2006 se han presentado varios modelos de discos DVD en formato Blu-ray elaborados a partir de bioplásticos.
Años atrás el costo de fabricación de bioplásticos era mayor a la del plástico convencional (hasta cuatro veces más), pero con su entrado en algunas industrias, como en las bolsas para los supermercados o en los envases para llevar los alimentos al trabajo o la escuela. Uno de los principales retos de estos componentes era su virtud de ser demasiado biodegradables, comenzando a deshacerse los polímeros en relativamente poco tiempo. Investigaciones recientes han logrado esquivar este problema y ahora se busca masificar su uso, debido al alto índice de contaminación producido por el plástico tradicional. Tanto en Brasil, Japón y algunos países europeos (Alemania, Suiza y otros) se busca usar el bioplástico en la industria automovilística como en la fabricación de aviones en un futuro cercano, debido al rápido agotamiento del petróleo y a su alto poder contaminante.