lunes, 30 de marzo de 2009

Basura espacial, peligro latente

Basura espacial o chatarra espacial, es cualquier objeto artificial sin utilidad que orbita la Tierra. Esta formada por grandes restos de cohetes y satélites viejos, restos de componentes de cohetes, polvo y pequeñas partículas de pintura. La basura espacial se ha convertido en una preocupación cada vez mayor en estos últimos años, puesto que las colisiones a grandes velocidades pueden ser altamente perjudiciales para los satélites en funcionamiento y pueden también producir aún más basura espacial en un proceso llamado Síndrome de Kessler. La Estación Espacial Internacional (ISS) ha sufrido dos peligrosos incidentes con la chatarra espacial en este mes, pues se temía que la colisión ocasionara la destrucción de la Estación Espacial.
Más de 200 expertos de alto nivel internacional se reúnen en la V Conferencia Europea sobre Basura Espacial que la Agencia Espacial Europea (ESA) organiza en Darmstadt, Alemania. Se trata del mayor evento dedicado a los residuos que se acumulan alrededor de la Tierra como consecuencia de la cada vez más intensa actividad humana en el espacio.
El interés por la basura espacial ha aumentado recientemente no sólo por la concienciación, cada vez mayor, sobre la necesidad de proteger a largo plazo las zonas de órbita baja y órbita geosíncrona (LEO y GEO), de alto valor comercial, sino también por la amenaza directa que representan estos residuos para las misiones actuales y futuras. A medida que los usos científicos y comerciales del espacio se han expandido a una amplia gama de actividades, que abarca desde las telecomunicaciones, la meteorología, la navegación, la observación de la Tierra y la ciencia, la basura espacial ha seguido acumulándose, amenazando de forma significativa las misiones espaciales. Prueba de ello ha sido el reciente riesgo de colisión con residuos orbitales al que se enfrentó la Estación Espacial Internacional (ISS), así como el choque entre satélites, uno de ellos inutilizado, que se produjo el pasado mes de febrero.
Durante la conferencia, los ponentes presentarán los resultados de las investigaciones sobre basura espacial, contribuirán a definir las futuras líneas de investigación, consolidarán los modelos sobre desechos, identificarán métodos para mitigar su presencia en órbita, evaluarán los riesgos asociados a la basura espacial y su control, idearán medidas protectoras y discutirán temas de política, regulación y aspectos legales relacionados. La conferencia también fomentará las discusiones actuales que están teniendo lugar en un gran número de organizaciones internacionales, incluyendo el Comité Inter-Agencia para la Coordinación de la Basura Espacial (IADC, en su acrónimo inglés), y el Subcomité Científico-Técnico del Comité de las Naciones Unidas para Usos Pacíficos del Espacio Exterior (UNCOPUOS).
Según la revista Nature, EEUU tiene fichados en la actualidad más de 9.000 objetos artificiales, con un peso total que supera las cinco toneladas. La mayor parte de estos aparatos son chatarra y constituyen un gran riesgo para las misiones espaciales. Los científicos estiman que la cantidad de basura espacial mantendrá una evolución más o menos estable hasta el año 2055, pero a partir de entonces, el número de objetos peligrosos flotando se disparará de forma exponencial y salir hacia el espacio será una misión prácticamente imposible.