domingo, 28 de diciembre de 2008

Primer Museo Ecológico del Mundo

La Academia de las Ciencias de California (EEUU) ha inaugurado su nueva sede en San Francisco, un revolucionario edificio diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano, que ya se considera el primer museo ecológico del mundo. El arquitecto reconoció que se enamoró del proyecto en cuanto supo de él y que pasó largas horas sentado frente al lugar donde debía levantarse el museo, reflexionando sobre la mejor manera de incorporarlo al entorno del parque Golden Gate donde se encuentra. El resultado es un elegante edificio de cristal y techo ondulado que parece haber crecido de forma natural en el suelo del parque. En realidad, ésa era exactamente la intención de Piano. "Levanté el parque Golden Gate, puse el edificio debajo y coloqué de nuevo el césped encima", ha relatado el arquitecto. Todo el tejado del edificio - una superficie ondulada de 10.000 metros cuadrados en homenaje a las colinas de San Francisco- está cubierto de plantas y flores autóctonas. Césped en el techo para mantener fresco el edificio. Este "techo viviente" cumple la función de mantener fresco el interior del edificio, a la vez de recoger unos 13 millones de litros de agua al año que se reutiliza en gran parte para uso del museo. En el interior, la temperatura es fresca pese al calor de la calle y sólo hay aire acondicionado en unas pocas zonas del edificio. "Se utilizan sistemas de ventilación que permiten la entrada y salida del aire", explicó Salvador Acevedo, un portavoz de la Academia. En el techo de cristal, compuertas y cortinillas controladas con un sistema computerizado se abren y se cierran para mantener la temperatura adecuada dentro del recinto y facilitar el paso de la brisa del Pacífico.
El reciclaje ha sido prioritario en el diseño. Se utilizaron pantalones vaqueros viejos para el aislamiento de los muros. Además, el museo está rodeado de una marquesina de cristal en la que se han integrado células fotovoltaicas, "con las que el edificio genera un 15 por ciento de la energía eléctrica que consume". El cristal es uno de los materiales principales en la estructura del luminoso museo y desde casi todos sus rincones se puede ver el parque que lo rodea. "Los museos de Ciencias Naturales suelen ser sitios oscuros, cerrados, con vitrinas llenas de cosas muertas y polvorientas...El propósito de este diseño es que se tratara de un edificio abierto a la naturaleza", dijo Acevedo. La nueva sede de la Academia ha costado casi 500 millones de dólares (342 millones de euros). Se espera que se convierta en el primer museo en ganar la certificación LEED platino del US Green Building Council, que evalúa lo "verde" que son los edificios. Desde primeras horas de la mañana, cientos de personas recorrían sus instalaciones, que incluyen un impresionante acuario -centrado en las especies del norte de California y los arrecifes de coral filipinos- un planetario, una reproducción de un bosque tropical y una zona dedicada a África.
El museo ha sido diseñado para investigar dos preguntas básicas: "¿cómo evolucionó la vida? y "¿cómo sobreviviremos?" e incluye exposiciones sobre los efectos del cambio climático en California y la evolución de las especies en Madagascar y las Islas Galápagos. Para la Academia de las Ciencias de California, la evolución es "el concepto central de la biología". Sorprendentemente, un 38 por ciento de los estadounidenses preferirían que en las escuelas se explicara la teoría creacionista y no la de la evolución, según una encuesta de 2005. "Nuestra institución está centrada en la vida, la ciencia y la evolución", dijo Greg Farrington, director ejecutivo de la Academia, al presentar al arquitecto del edificio. "Renzo Piano es un ejemplo de que la evolución de las especies logra a veces enormes aciertos", añadió.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Unión Europea acuerda contra Contaminación

Líderes de la Unión Europea (UE) lograron un acuerdo sobre un paquete de medidas para combatir el Cambio Climático. Tras una reunión de dos días en Bruselas, que se llevó a cabo paralelamente con la conferencia sobre clima de Naciones Unidas en Polonia, la UE acordó reducir sus emisiones contaminantes en 20% para el 2020.
El paquete, que según informes costará US$260.000 millones, fue recibido positivamente en la conferencia de Polonia. Yvo de Boer, funcionario de la ONU a cargo de cambio climático, dijo que el acuerdo europeo envía un claro mensaje de que los obstáculos pueden superarse y resolverse. Los críticos, sin embargo, afirman que el acuerdo, que incluye concesiones a algunos países de Europa del este, no es lo suficientemente ambicioso para lograr reducir el impacto a largo plazo del cambio climático.
Los estudios científicos afirman que es necesario reducir las emisiones de carbono en entre 25 y 40% para el 2020 para poder tener la posibilidad de evitar un peligroso calentamiento global. Pero tal como señalan los expertos, el impacto de la crisis financiera global está socavando el objetivo a largo plazo de la UE de establecer una nueva economía con menos emisiones contaminantes. Previamente los líderes de la UE habían declarado su intención de reducir sus emisiones en 30% si el resto del mundo acuerda hacer lo mismo en un nuevo tratado de la ONU.
Pero con la situación económica actual será mucho más difícil cumplir esa promesa.
Los líderes de la UE acordaron el llamado "paquete 20/20/20" que intenta combatir el cambio climático a la vez que se ofrecen concesiones para limitar el impacto en las industrias que atraviesan dificultades. Las medidas comprometen a los 27 países de la UE a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 20% y a incrementar el uso de fuentes de energía renovables al 20% del uso total de energía. Asimismo, se comprometen para el 2020 a reducir en 20% el consumo de energía con la mejora de su eficiencia energética. Mientras tanto, en Poznan, Polonia, también se espera llegar a un acuerdo sobre lo que serán las bases del tratado que reemplazará al actual protocolo de Kioto que expira en 2012.
Hasta ahora las propuestas que se han presentado en la conferencia son una reducción de las emisiones contaminantes en Estados Unidos a los niveles de emisiones de 1990, la intención de México de reducir a la mitad sus emisiones para el 2050, y la promesa de China de reducir 40% su "intensidad de carbono" (la cantidad de carbono producido por unidad de PIB). El representante de Estados Unidos, John Kerry, afirmó que su país estaba dispuesto a guiar al mundo para lograr un nuevo acuerdo, pero sólo si otros países se comprometen a reducir también sus emisiones. La conferencia de Poznan es el punto medio de un proceso de dos años acordado en diciembre pasado en Bali con el objetivo de lograr el nuevo tratado sobre cambio climático el próximo año en Copenhague. "Creemos que es vital mantener el objetivo del plazo de Copenhague" afirmó durante la conferencia el senador Kerry. "Creemos que es una fecha que la ciencia nos obliga a cumplir". Sin un nuevo tratado global, afirmó Kerry, las temperaturas podrían aumentar entre 3 y 5 grados centígrados más para mediados de siglo, según lo establecen las proyecciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). Los expertos señalan que para lograr un tratado en Copenhague se tendrá que incluir a más partes: las principales economías en desarrollo. Y éstas deberán aceptar reducir sus emisiones contaminantes. México ha sido el primer país en desarrollo que propone una meta para reducir sus emisiones e instó a otros, como China, India y Brasil, sigan el ejemplo. De cualquier forma el senador Kerry subrayó que "Estados Unidos no aprobará ningún tratado a menos que sea un tratado global".