jueves, 18 de septiembre de 2008

Basura convertida en energía

Debido a la gran cantidad de basura que producen las grandes ciudades, ya que estos contaminan el medio ambiente y generan a su vez enfermedades. Por eso desde los años 60’s, muchas potencias transforman sus grandes montañas de basura en energía, usando para ello distintos métodos. El proceso de transformar la basura orgánica como: residuos agrícolas, desperdicios varios, aguas negras, residuos municipales, residuos ganaderos, troncos de árbol o restos de cosechas en energía calórica o eléctrica. Se trata de una energía renovable y limpia, ya que la combustión de esta biomasa emite componentes químicos que son convertidos en electricidad para que no afecten la atmósfera.
La conversión termoquímica utiliza vegetales y desechos orgánicos para producir calor mediante la combustión. Hay varias modalidades: pirólisis (descomposición térmica de materiales que contienen carbono cuando no hay oxígeno), hidrogenación (se obtienen hidrocarburos de desechos orgánicos), hidrogasificación (el estiércol se convierte en metano y etano, al someterlo a presiones elevadas), y finalmente, fermentación y destilación (se obtiene alcohol a partir de granos y de desechos vegetales). En la conversión biológica se aprovecha el calor que se obtiene de la descomposición de las bacterias aeróbicas (las que requieren oxígeno). Dos claros ejemplos son el tratamiento de aguas negras y de fertilizantes que, sometidos a un proceso de descomposición, producen gas combustible gracias a la digestión anaeróbica.
El método más conocido, es la utilización de la biomasa de la madera: la fuente de energía más antigua que conoce la humanidad. La madera se compone de celulosa y lignina, así como de almidón, bálsamos, alcohol etílico, alcanfor, colorantes, taninos, perfumes y resinas. Para producir calor durante la combustión de la madera se requiere oxígeno y se libera dióxido de carbono. Los desechos orgánicos de las grandes ciudades, como los componentes orgánicos de la basura, pueden utilizarse para generar energía eléctrica que pase a formar parte del sistema eléctrico global, pero también sirven como productor de energético doméstico directo, ya que en su descomposición produce el gas metano que se puede distribuir por las canalizaciones. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), está se esta convirtiendo en una de las principales fuentes de energía, ya que estima que podrá utilizarse entre otras, para el transporte. Aunque también señala que su uso se esta convirtiendo en una necesidad, porque se agotando rápidamente el suministro del petróleo a nivel mundial.
En un gran vertedero de basura en Montevideo (Uruguay) se instaló una planta procesadora. Se cavaron en el suelo grandes fosas subterráneas que fueron rellenadas con residuos fecales y cubiertos con arcilla, aislante natural. En la primera fosa o celda se vertieron 80.000 toneladas de estos residuos. Este dispositivo, que produce energía a partir de los gases que libera la descomposición de la basura orgánica. Hoy, genera más de un megavatio de potencia para 20 años. Tiene la capacidad de alimentar 10.000 picos de luz de 100 watios encendidos las 24 horas del día durante 20 años o el consumo promedio de 300 hogares. El proceso de descomposición de la basura tarda entre seis meses y un año en iniciarse, pero después desprende gas permanentemente durante 20 años. Chile, Argentina y Brasil son otros países sudamericanos que están aplicando esta tecnología. Siendo Brasil el país más innovador en este campo.

No hay comentarios: