miércoles, 23 de julio de 2008

Zorro ártico en peligro de extinción

El bello pelaje del zorro ártico (Alopex lagopus) es el motivo por lo cual lo cazan ilegalmente y antes su única amenaza, ahora se enfrentarse al cambio climático. Un estudio ha descubierto que la desaparición del hielo polar altera el ciclo de vida de este carnívoro y puede causar un descenso en sus poblaciones.
Los investigadores de la Universidad de Alaska Fairbanks siguieron a 14 zorros jóvenes en su primer invierno ártico en el norte de Alaska. Sólo tres de los 14 zorros sobrevivieron al invierno, gracias a que vagaron cientos de kilómetros buscando alimento, principalmente cadáveres de ballenas dejados por osos polares. Nathan Pamperin, científico que ha realizado el estudio, ha declarado que "si se reducen las zonas heladas, las condiciones en tierra serán más duras, y ello puede afectar a su supervivencia". La alteración de los ecosistemas creada por el aumento de las temperaturas afecta en primer lugar a los depredadores, situados en el punto más alto de la cadena. Los zorros y otras especies tiene que desplazarse a mayor distancia de lo habitual para buscar alimentos.
El zorro ártico es un animal más duro que, por ejemplo, el oso polar, y puede incluso comer vegetales, aunque el estudio ha demostrado que las duras condiciones pueden con la fortaleza de los individuos. El hambre se acentúa más teniendo en cuenta que se altera incluso el proceso de hibernación. Algunas especies se despiertan antes, y otras incluso ni hibernan, porque donde estaban sus guaridas heladas ahora sólo hay agua.
Alarma por rápido deshielo
Heikki Mesa, de la organización ecologista WWF/Adena, cree que "esta es una señal más de que el Ártico se calienta más rápido que el resto del planeta", por lo que "hay que tomar medidas urgentes, tanto en la reducción de las emisiones de CO2 como medidas locales de ayuda en la alimentación de estas especies".
El zorro polar está incluido en la lista roja de especies amenazadas de la Unión por la Conservación de la Naturaleza (UICN). Esta organización internacional introdujo al zorro ártico en su clasificación no por el deshielo, sino porque la caza que perseguía su bella y rentable piel era la mayor causa de muerte de esta especie. La UICN incluye hoy al zorro polar dentro de un riesgo bajo, debido al descenso de la caza. La organización expresa que se han estudiado pocas poblaciones de esta especie. Quizá esta investigación haga subir al zorro ártico unos escalones en la clasificación de la UICN como especie más amenazada.