miércoles, 14 de mayo de 2008

Avión hipersónico ecológico

El avión de pasajeros A2, presentado por la compañía británica Reaction Engines, tendrá capacidad para transportar 300 pasajeros y, aseguran sus diseñadores, podrá alcanzar la velocidad máxima de Mach 5 (6.500 kilómetros por hora). Esto podría reducir el tiempo de vuelo entre Europa y Australia a menos de cinco horas. La compañía británica, con base en Oxfordshire, cuenta para este proyecto con el respaldo de la Comisión Europea y de la Agencia Espacial Europea (ESA).
Reaction Engines prevé que la aeronave, que todavía está en fase de estudio, podrá estar en funcionamiento en menos de 25 años. El A2, recalcaron, estará en capacidad de mantener una velocidad sostenida de 6.114,2 kilómetros por hora, más de dos veces la velocidad del desaparecido avión supersónico Concorde. El A2 tendría 143 metros de longitud (aproximadamente dos veces el tamaño de los aviones de pasajeros más grandes de la actualidad), aunque no necesariamente una mayor envergadura. Reaction Engines calcula que el costo de un vuelo de estas características sería parecido al de un pasaje de primera clase.
Dentro del proyecto LAPCAT (Long-Term Advanced Propulsion Concepts and Technologies), la compañía ha creado el diseño un motor que aprovecha las propiedades únicas del hidrógeno líquido. Este motor es capaz de propulsar el avión a una velocidad mantenida de Mach 5. Además tiene un segundo modo de operación que le permite funcionar con eficiencia también a velocidades subsónicas así como despegar casí en silencio. Gracias a este motor de hidrógeno liquido no contaminará el aire, como lo hacen la mayoría de los aviones comerciales actuales.
El primer objeto hecho por el hombre que alcanzó velocidades hipersónicas fue el cohete "Bumper" estadounidense, que fue ensamblado en 1949 al adaptarse un cohete V-2 incautado a los alemanes. Tanto astronautas como cosmonautas han alcanzado velocidades hipersónicas al atravesar la atmósfera en su entrada o salida de órbita. Las investigaciones actuales, sin embargo, se centran en los vuelos pilotados hipersónicos dentro de la atmósfera terrestre, algo que aún no se ha logrado.
El proyecto, a pesar de encontrarse en una primera fase, ha suscitado mucho interés en blogs especializados en avances científicos. Según el director general, la siguiente fase será profundizar en el impacto medioambiental del avión. En palabras recogidas por The Guardian, dijo "Nuestro trabajo demuestra que desde el punto de vista técnico, el avión es viable. Ahora le toca decidir al mundo si realmente lo quiere o no".

No hay comentarios: