jueves, 3 de abril de 2008

Cigarrillos y contaminación

La industria tabacalera en estos últimos veinte años esta siendo cuestionada, ya que además los cigarrillos de producir cáncer (principalmente al pulmón), también contamina el medio ambiente. En más de 40 años se han realizado pequeñas y grandes investigaciones para determinar el efecto contaminante del tabaco. Estos estudios se han referido tanto a la composición química del tabaco como a la incidencia de enfermedades - tanto de fumadores activos como de fumadores pasivos- que se presume están relacionadas con el consumo de tabaco.
Estos estudios han arrojado diversos resultados, muy cuestionados en la comunidad científica y en el ámbito de la política y la economía. Entre estos resultados (Redhead, S. Environmental Tobacco Smoke and Lung Cancer Risk. Congressional Research Service. The Library of Congress. EUA. 1995) se ha determinado que el tabaco es responsable de más de 3.000 muertes por cáncer pulmonar de adultos no fumadores; de 150.000 a 300.000 casos de bronquitis y pulmonía -anualmente- en niños, así como de 200.000 a 1‘000.000 casos de asma infantil. En términos generales se ha afirmado que anualmente 87% de las muertes por cáncer pulmonar están relacionadas con el tabaco, 82% de muertes por obstrucción pulmonar crónica (bronquitis, enfisema), así como de 21% de muertes por accidentes coronarios.
El tabaco como fuente de contaminación puede estudiarse en dos fases: el humo que exhalan los fumadores y, el humo y los vapores emanados por la combustión del cigarro. El humo exhalado se compone de partículas de 0.35 a 0.4 de diámetro y una mezcla de gases que incluyen aún, el cadmio y el zinc, así como una variedad de compuestos orgánicos tanto volátiles como el monóxido de carbono y el ácido cianhídrico, como no volátiles, de gran peso molecular. La nicotina puede ser clasificada como un compuesto semivolátil en esta mezcla. El humo emanado del cigarro libera la mayor cantidad de gases y cerca de la mitad de todas las partículas que se desprenden. La fabricas tabacaleras generan además de ello, muchas toneladas métricas de contaminación o bióxido de carbono. Destruyendo para ello, paisajes naturales para sembrar plantas tabacaleras.
La revista “Tobacco Control” publico el estudio de una investigación que se realizó en Chiavenna, un pueblo al sur de Italia con bajos niveles de contaminación, con la siguiente metodología: Durante unos 40 minutos se mide la concentración de elementos contaminantes en el aire en un garaje de 60 m3 con ventilación. Después se cierran puertas y ventanas y se mantiene encendido un motor ecodiesel durante 30 minutos (El vehículo elegido fue un Ford Mondeo). En este tiempo se vuelven a realizar mediciones. Se vuelve a ventilar y se vuelve a cerrar la puerta cuando los niveles de contaminación bajan al nivel inicial. En ese momento se encienden 3 cigarrillos seguidos durante 30 minutos y se miden los niveles de contaminación una vez más. Al comparar los resultados, y aunque pueda resultar increíble pudo comprobarse cómo el humo de tabaco es más contaminante que el del motor ecodiesel. De hecho, los cigarrillos lograron provocar niveles de concentración de partículas contaminantes hasta diez veces mayores.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Thank you, that was extremely valuable and interesting...I will be back again to read more on this topic.

Anónimo dijo...

Fantastic site, I had not come across biogeomundo.blogspot.com previously in my searches!
Keep up the fantastic work!

Anónimo dijo...

Thanks for sharing this link, but unfortunately it seems to be offline... Does anybody have a mirror or another source? Please answer to my post if you do!

I would appreciate if a staff member here at biogeomundo.blogspot.com could post it.

Thanks,
Daniel