jueves, 16 de agosto de 2018

Descubren microscópico caballito de mar

En las aguas de Japón abundan los caballitos de mar, existen 50 especies. Ahora han descubierto uno muy pequeño, se trata del Hippocampus japapigu. Un equipo de biólogos internacionales descubrió y clasifico esta nueva especie de caballito de mar pigmeo, es comparado con un grano de arroz, un frijol o una pequeña cereza, debido a su pequeño tamaño pues solo mide 15 milímetros de largo.
Este pequeño animal marino habita en aguas poco profundas y, pese a ser muy coloridos se pueden mezclar con las rocas cubiertas de algas que se encuentran en su hábitat. De hecho, esto les da una gran ventaja pues pasan desapercibidos.
Su nombre -Hippocampus japapigu- fue otorgado por los buzos que suelen nadar cerca del  sureste de Japón, en español significa cerdo japonés, lo bautizaron de esta forma porque les recordó a un cerdo bebé.
Lo que asombró al  responsable del descubrimiento, el ictológo, Graham Short fue que los buzos conocían muy bien a estos animales pero lo que más le impactó es que no existía ningún registro científico sobre esta especie.
Este nuevo caballito se diferencia en varios aspectos de sus primos, uno de ellos es que posee una peculiar cresta en la parte superior de la espalda hecha de puntales triangulares de hueso. No se sabe con exactitud que función cumple aunque podría haber evolucionado como una forma de atracción sexual.
Además posee un reticulado blanco y marrón en la cabeza, que se extiende en el tronco y en la porción caudal. También tiene una sola hendidura branquial en la parte superior de la espalda, en lugar de dos debajo de cada lado de la cabeza.
Estas pequeñas criaturas se alimentan de plancton entre las algas y los corales donde sobrevive, entre 5 y 20 metros de profundidad.
Graham Short, el autor principal del estudio, dice que los diminutos caballitos se alimentan de plancton y son muy activos, sin embargo, admiten que aún saben muy poco sobre la especie.


martes, 7 de agosto de 2018

En Latino américa fabrican combustible para la nueva generación de cohetes

En la base de Kourou, en la Guyana Francesa, un grupo de científicos franceses experimenta y fabrica el material altamente explosivo necesario para alimentar a los nuevos cohetes espaciales europeos. 
El lugar tiene muchas señales de advertencia en las paredes. Ordenan el uso de trajes protectores, guantes y máscara de aire. Siempre hay un riesgo de explosión. En el exterior hay avisos de advertencia sobre serpientes y arañas venenosas. En la sala del puerto espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Kourou, Guayana Francesa, los ingenieros mezclan los ingredientes de un combustible sólido para cohetes. 
David Quancard, director de operaciones de Ariane Group, que junto a la compañía italiana Avio, opera esta fábrica europea de combustible para cohetes. A diferencia de un pastel común, aquí el proceso de mezclado es tan peligroso que tiene lugar detrás de gruesas paredes de concreto, en un edificio aislado rodeado de jungla tropical. Las operaciones se controlan remotamente desde un fortín a varios cientos de metros de distancia, y toda el área está rodeada por vallas de seguridad, alambre de púas y atalayas.
Los cohetes de combustible sólido se usan normalmente en misiles, como el Trident ICBM o el Exocet francés, y como impulsores para lanzadores más grandes, como los que están sujetos a un transbordador espacial. El combustible fabricado aquí en el puerto espacial de Kourou impulsará cohetes diferentes. Unos son los impulsores para el lanzador gigante Ariane 5, diseñado para grandes naves espaciales como satélites de comunicaciones y misiones en el espacio profundo. Los otros son las primeras tres etapas del Cohete Vega: utilizado para elevar cargas más pequeñas hacia la órbita baja de la Tierra. 
Los combustibles de cohetes sólidos se parecen un poco al caucho, sólido pero suave", dice Quancard. Sin válvulas internas, tubos ni piezas móviles, la tecnología funciona bajo el mismo principio que un fuego artificial: lo enciendes y vuela. Una vez que está encendido, no puedes detenerlo. Esa es una de las razones por las que el combustible debe fabricarse aquí en el sitio de lanzamiento. Se considera demasiado peligroso enviar los combustibles sólidos a través del Atlántico desde Europa continental. 
El mezclador utilizado para combinar los ingredientes del combustible es uno de los más grandes del mundo, y se parece al tipo de máquina que puede encontrarse en una panadería industrial. Sus múltiples cuchillas, que giran entre 500 y 1000 veces por minuto, pero nunca tocan los lados para evitar el riesgo de chispas, mezclan lotes de 12 toneladas de propulsor a la vez. Los recipientes donde se prepara el combustible, conocidos como ollas, llegan llenos de una mezcla inerte y viscosa de aluminio, óxido de hierro y productos químicos que facilitan la mezcla. Luego, con la olla calentada a 75°C y las cuchillas girando, se le vierte polvo de perclorato amónico. La mezcla exacta es un secreto de la compañía. Después de mezclar, el combustible se lleva a otro edificio para ser cocido dentro de la estructura del cohete. 
Los revestimientos para el lanzador Vega se fabrican en Italia y consisten en tubos huecos hechos de fibra de carbono hilada, recubiertos con material aislante. Estas secciones del cohete se sumergen en pozos de colado y en el centro se les coloca un molde que se asemeja a un palo largo (conocido como mandril). Al igual que se vierte la mezcla para un pastel, las ollas se vacían gradualmente en los revestimientos del cohete y todo el pozo se calienta a 50°C. 
El combustible, ahora sólido, se prueba exhaustivamente para detectar defectos y se almacena durante un mes para estabilizar la unión entre el combustible y la carcasa. Con la adición del sistema de encendido y la boquilla, el cohete está listo para funcionar. En este punto se considera seguro. Dentro de un almacén donde se encuentran los tres segmentos de los cohetes gigantes con combustible. 
Fuente: BBC Mundo

sábado, 4 de agosto de 2018

Científicos buscan revivir al mamut lanudo

El mamut lanudo desapareció de la tierra hace 4 mil de años, pero ahora científicos creen que por medio de la ciencia la resurrección de esta especie es posible. Este año en la convención anual de la Asociación Americana para el Desarrollo de la Ciencia (AAAS), el líder del proyecto “des-extinción” George Church comentó que su equipo de Harvard está a dos años de crear un embrión híbrido, en donde las cadenas de ADN del mamut serían combinadas con las de un elefante asiático. En esta convención, se explicó que este proyecto tiene dos motivos: asegurar un futuro alterno al elefante asiático y ayudar a controlar el cambio climático. Se espera que los mamuts lanudos creen una atmósfera que podría detener el derretimiento del permafrost de Siberia y la liberación de millones de toneladas de gases de efecto invernadero. 
En una entrevista a Sun Online, Church dijo: "Ya hemos revivido docenas de genes y los estamos probando en células de elefante (…) nos estamos centrando en revivir genes de mamut y hacer un híbrido mamut / elefante y ayudarlos a extenderse a vastos climas salvajes y árticos". Además, aseguró que las modificaciones genéticas pueden ayudar a preservar la especie del elefante asiático. El equipo ha estado usando ADN recuperado de un mamut lanudo que se ha conservado perfectamente en hielo en Siberia después de morir hace 42 mil años. Aseguran que al fusionar los genes de los mamíferos con los de elefantes, la resurrección de la especie es posible. Utilizando una técnica de ingeniería genética llamada “edición de genes CRISPR-Cas9”, su equipo de científicos puede "cortar y pegar" cadenas de ADN en células madre de elefante con una precisión nunca antes vista. 
Joseph Bennett, profesor adjunto e investigador de conservación de la Universidad de Carleton en Ontario. El Dr. Bennett y un equipo de colegas enfrentaron una nueva pregunta: si los biólogos moleculares pueden reconstruir especies extintas, como el mamut. 
En un artículo publicado en Nature Ecology & Evolution a inicios de marzo del 2017, los investigadores concluyeron que los costos y beneficios de la biodiversidad casi nunca resultaban a favor de revertir la extinción. Sin embargo, los hallazgos de su equipo no hacen eco entre todos los científicos. Algunos implicados en los esfuerzos por revertir la extinción dicen que el análisis del Dr. Bennett, y otros similares, están muy alejados de los desarrollos reales en ese campo. 
Un grupo líder en este campo es Revive & Restore, una iniciativa sin fines de lucro para rescatar especies extintas y en peligro de extinción mediante ingeniería genética y biotecnología. El grupo, con sede en San Francisco, trabaja para restituir a la paloma migratoria, el mamut lanudo y el urogallo grande. 
El Dr. Bennett reconoció que revertir la extinción ciertamente puede producir ganancias a largo plazo, pero que teme que sea un lujo que el mundo no puede darse actualmente. Según algunos cálculos, el 20 por ciento de las especies en el planeta enfrentan la extinción y el porcentaje puede aumentar al 50 por ciento para finales del siglo. 
En su estudio, el Dr. Bennett y sus colaboradores intentaron hacer un aproximado de los costos de restablecer y mantener a 16 especies que se extinguieron durante el milenio pasado, incluyendo a la paloma de la isla Lord Howe y el canguro rata oriental de Australia, así como el lechuzón cariblanco y la rana waitomoensis de Nueva Zelanda. Los investigadores escogieron estos animales porque podían calcular lo que constaría conservarlos con base en partidas gubernamentales propuestas para salvar a especies vivas similares en peligro de extinción.

lunes, 23 de julio de 2018

Enfermedad del hermafroditismo


El hermafroditismo es un término de la biología y zoología, con el cual se designa a los organismos que tienen órganos reproductivos usualmente asociados a los dos sexos: macho y hembra.​ Es decir, a aquellos seres vivos que tienen un aparato mixto capaz de producir gametos masculinos y femeninos.
Aunque los seres hermafroditas produzcan los dos tipos de gametos rara vez se fecundan a sí mismos, sino que se dan cruces entre distintos individuos actuando ambos como hembra y macho en hermafroditismo simultáneo; o, en la adultez atraviesan períodos en los cuales sólo se reproducen con uno u otro sexo (o sea, como dioicos alternados). Algunos peces pueden cambiar de sexo iniciando su vida con uno y, después de procrear varias veces, transformándose en el otro sexo, en un proceso llamado hermafroditismo secuencial. 
Con la excepción de las tenías, que pueden autofecundarse (de todas formas, esta fecundación nunca se produce en el mismo aparato reproductor, dos proglótides se unirían para la fecundación), los restantes hermafroditas necesitan la colaboración de otro congénere para reproducirse. En las plantas sucede lo mismo, pues, aunque muchas flores poseen los dos sexos, los gametos maduran a distinto tiempo, por lo que se requiere una polinización cruzada para llevar a cabo la fecundación. 
El hermafroditismo es una falla genética debido a un exceso de genes sexuales, pueden ser XYX (hombre hermafrodita) o XXY (mujer hermafrodita). Donde se presenta tejido gonadal masculino y femenino (normalmente pene y clítoris, ambos atrofiados), y aunque predomina el aspecto andrógino o más de mujer que de hombre, muy pocos son criados como mujeres, debido al órgano viril que orienta a las familias a criarlos de esa manera, lo que puede derivar en problemas de identidad sexual. Existen otros dos tipos de hermafroditismo: 
Seudohermafroditismo masculino: Conocidos como hermafroditas varones o seudohermafroditas con testículos y órganos sexuales femeninos, donde el sexo cromosómico es masculino, pero la apariencia es femenina, en lugar de ovarios tienen testículos y su vagina es corta con terminación en forma de saco. 
Seudohermafroditismo femenino: Hermafroditas mujeres o seudohermafroditas con ovarios y órganos sexuales masculinos. El sexo cromosómico y los órganos internos son femeninos, pero la apariencia es masculina, poseen clítoris y vulva más grande de lo normal.
Dada la complejidad de estas alteraciones y la complejidad del desarrollo sexual humano, es necesaria la actuación de un equipo multidisciplinar que trabaje, tanto con la persona como con la familia, tanto a nivel médico como a nivel psicológico.
Tradicionalmente, el procedimiento que a seguir era la asignación de sexo según los genitales externos, en lugar de tener en cuenta la configuración cromosómica, no dejando espacio a la ambigüedad y recomendando una cirugía temprana en la que se retiraba el tejido testicular u ovárico que no conviniera. 
Actualmente, se tienen en cuenta tanto los elementos cromosómicos y hormonales, como los aspectos psicológicos y conductuales que moldean la identidad sexual; tomándose tiempo a la hora de realizar cualquier cirugía e involucrando a la persona en la elección de su sexo. Donde el individuo hermafrodita determina el cambio de sexo que desea seguir, debido a su falla genética. Esta falla genética es confundida con homosexualismo, nadie nace gay o tercer sexo. El hermafroditismo en humanos sigue siendo considerado una enfermedad genética, la cual debe ser solucionada, ya que ocasiona trastornos mentales y biológicos en el individuo.  

jueves, 19 de julio de 2018

Descubren 12 nuevas lunas de Júpiter

Júpiter se acaba de convertir en el planeta del Sistema de Solar con más satélites naturales, tantos como 79, después de que los astrónomos hayan descubierto una docena de nuevas lunas que lo orbitan una de las cuales han descrito como "extravagante", debido a su órbita. 
Los nuevos satélites fueron detectados en marzo de 2017 por un equipo dirigido por el astrónomo Scott Sheppard, de la Institución Carnegie para la Ciencia, Carnegie Institution for Science, en Washington. Las lunas fueron descubiertas con el telescopio Víctor M. Blanco, en Cerro Tololo, Chile, que fue actualizado con una nueva cámara de 570 megapixeles en 2012. 
La cámara, DECam, permite observar objetos muy poco brillantes en el espacio. (Las cámaras de celulares, en comparación, tienen unos 12 megapixeles). Sheppard vio las lunas por primera vez mientras buscaba al elusivo planeta 9, que se cree podría existir más allá de Plutón. Pero fue necesario esperar cerca de un año para confirmar que se trataba de nuevas lunas.

El Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional usó los datos obtenidos para calcular las órbitas de las nuevas lunas, un proceso que se prolongó un año pues, según explicó uno de sus expertos, Gareth Williams, "hacen falta varias observaciones para confirmar que un objeto realmente orbita Júpiter".
Nueve de las lunas son parte de una nube exterior que orbita Júpiter en dirección contraria al giro del planeta, tardan unos dos años en darle la vuelta y se cree que son los restos de tres cuerpos celeste más grandes que se rompieron por colisiones.
Otras dos forman un grupo interior más cercano a Júpiter al que orbitan en la misma dirección que la rotación del planeta, con distancias orbitales y ángulos de inclinación similares, por lo que también podrían ser parte de una luna mayor.
La última luna descubierta "es un bicho raro y tiene una órbita como ninguna otra luna joviana conocida", explicó Sheppard en un comunicado. Es probable que la luna más pequeña conocida de Júpiter tenga menos de un kilómetro de diámetro". Esta luna tarda cerca de un año y medio en viajar alrededor de Júpiter y su órbita cruza en dirección opuesta las órbitas de las lunas retrógradas. La pequeña "bola extraña" podría por lo tanto entrar en colisión frontal con otros satélites de Júpiter. "Se trata de una situación inestable. Las colisiones frontales... reducirían los objetos a polvo", señaló Sheppard.

jueves, 12 de julio de 2018

Argentina: Descubren al primer dinosaurio gigante de la historia

Lo primero que conviene recordar es que los dinosaurios aparecieron en la Era Secundaria o Mesozoico, que se inició hace 252 millones de años y se extendió 186 millones de años, y que dicha era se dividió en tres periodos: Triásico, Jurásico y, por último, Cretácico. Cuando hablamos de dinosaurios, tendemos a imaginar a gigantes como el tiranosaurio y el tricerátops o supergigantes como los saurópodos –popularmente conocidos como “cuellilargos"–, pero ninguno de ellos existía aún en el Triásico. De hecho, se pensaba que no había habido dinosaurios gigantes en ese primer periodo del Mesozoico, sino que sus orígenes habían estado en el Jurásico. Ahora se acaba de descubrir que estábamos equivocados, que estos colosales animales habitaron la Tierra 30 millones de años antes de lo que suponíamos, gracias al hallazgo que ha realizado un equipo de investigadores argentinos en el yacimiento de Balde de Leyes, situado en el sudeste de la provincia de San Juan. Allí han encontrado los fósiles de un ejemplar que supera tres veces el tamaño de los dinosaurios más grandes del Triásico que se conocían hasta ahora, ya que llegó a tener una masa corporal de unas diez toneladas. Lo han bautizado con el nombre de Ingentia prima (“El primer gigante”), y habitó la Tierra hace más de 200 millones de años. 
El estudio ha sido publicado en la revista científica Nature Ecology & Evolution, y su autora principal ha sido la doctora Cecilia Apaldetti, que es investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN) de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de San Juan y del CONICET. 
Las 10 toneladas que pesaba el Ingentia prima parecen muy pocas en comparación con las casi 70 de los titanosaurios (que podían llegar a medir unos 16 metros de altura y cuya longitud podía alcanzar los 37 metros), propios del Cretácico, pero sentó las bases del gigantismo entre los dinosaurios. Así lo explica Apaldetti: “Se trata de un verdadero gigante, sobre todo para aquel momento de la evolución, en el que la mayoría de los animales que coexistían no superaban los dos metros de altura y los más pesados llegaban, como mucho, a las tres toneladas”. “Por eso vemos en Ingentia prima el origen del gigantismo, los primeros pasos para que, más de 100 millones de años después, llegaran a existir saurópodos de hasta 70 toneladas, como Argentinosaurus o Patagotitan, del sur argentino”, añade. 
El Ingentia prima fue un herbívoro que, según explicó la investigadora argentina en declaraciones al diario Clarín, “supo tener la inteligencia de crecer rápido, como ningún otro dinosaurio, y también como estrategia de defensa para no resultar tan vulnerables de los carnívoros, los antecesores de los cocodrilos, que eran los patrones de la época”.
Ingentia prima permite reconocer que el gigantismo y diversos patrones evolutivos se originaron durante la primera etapa del surgimiento de los dinosaurios. El periodo Triásico finalizó hace unos 200 millones de años, momento en el cual hubo una gran extinción, aunque los saurópodos continuaron con su existencia durante todo el Jurásico y hasta fines del Cretácico, cuando perecieron, hace 65 millones de años, todas las especies de dinosaurios no avianos. 
Los investigadores del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan tienen el privilegio de contar en su provincia con el famoso yacimiento de Ischigualasto, uno de los más importantes del Triásico a nivel mundial. Como si esto fuera poco, hace algunos años, han descubierto la extraordinaria localidad de Balde de Leyes en la cuenca de Marayes, con la cual pueden completar el rompecabezas de la primera época de los dinosaurios. 
El sitio era una especie de sabana a fines del Triásico. Además de los dinosaurios que fueron descubiertos, también había iguanas gigantes, tortugas y especies con una forma semejante a lauchitas, las cuales podrían estar vinculadas con el origen de mamíferos. 
Sin embargo, a medida que se aproximaba el final del Triásico, el ambiente se volvía más árido, lo cual terminó provocando una serie de extinciones que culminarían hace 200 millones de años, tras la cual surgirían nuevas especies en el período Jurásico. Toda esa información ha quedado preservada en las rocas del nuevo yacimiento e irá siendo revelada con las futuras campañas e investigaciones.

viernes, 6 de julio de 2018

Deforestación a nivel mundial

La deforestación es un problema muy grave en la actualidad por lo cual distintos tipos de bosques o terrenos forestales son removidos indiscriminadamente para beneficio de diversas actividades como construcción de pueblos, terrenos para la agricultura o ganadería o la venta de madera para distintos útiles y objetos cotidianos. 
Esto puede causar problemas para los seres vivos ya que una de las funciones importantes de los bosques es que trabajan las 24 horas para extraer el dióxido de carbono del aire y brindarnos oxígeno (HO2) a cambio. Esto es fundamental para la vida de los humanos y si se sigue talando puede haber una desaparición de sumideros de dióxido de carbono, reduciendo así la capacidad del medio de poder absorber dicho CO2.
Otra de las funciones más importantes de los árboles es su capacidad para la evapo-transpiración de volúmenes enormes de agua a través de sus hojas. Este proceso comienza cuando el agua, por efecto del calor del sol, se evapora (pasa del estado líquido al gaseoso) y se incorpora a la atmósfera como vapor de agua. A medida que asciende y por disminución de la temperatura, el vapor de agua se condensa (se convierte en pequeñas gotas) formando las nubes. El agua condensada en las nubes cae finalmente en forma de precipitaciones sobre los continentes, permitiendo así el crecimiento de los árboles y de sus raíces, como también el de otros organismos vivos si esto no se realiza puede ocasionar sequías de gran magnitud y ocasionar cambios climáticos.
Por ejemplo, es la Cuenca Amazónica, compartida por siete países, con una extensión de 6.700.000 km2. Casi 70% de esta, se encuentra en Brasil (representando un 30% de la selva tropical que queda en el planeta). Parcelas de ellas que contienen la mayor diversidad biológica, colindan con terrenos talados y quemados a los que se les dará uso agropecuario. Al ritmo actual de deforestación y sumado al continuo cambio climático, los científicos aseguran que en dos decenios se destruirá 40% de la Amazonia y que otro 20% se degradará.
Cuando los bosques y árboles desaparecen se llevan consigo sistemas enteros de suelo y de agua, a menudo de forma irreversible. El 75% del agua dulce para cultivos, industria y hogares proviene de bosques y humedales. Estos también capturan más carbono que cualquier otro ecosistema terrestre y, cuando se destruyen, ese carbono que secuestraban se libera en la atmósfera, causando un impacto negativo en el clima.
El efecto de la deforestación para las personas y el medio ambiente es serio y de enorme alcance. El aumento en la pérdida de bosques también significa que, si no se corrige el modo en que se gestionan las tierras, probablemente el mundo no logre objetivos globales cruciales, en concreto los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Tal retroceso también tendrá implicaciones en lo que se refiere a las acciones de esos mismos ODS para erradicar el hambre y la pobreza, preservar la salud y luchar contra el cambio climático. Esas metas dependen en gran medida de los bienes y servicios que los bosques ofrecen.
Para darse verdadera cuenta del nivel de interdependencia hay que detenerse en el ODS número 15, sobre cuyo progreso se centrarán las revisiones de alto nivel a finales de este año. Este marca un objetivo muy ambicioso: detener la deforestación antes de 2020. También hace un llamamiento a que el mundo garantice que los bosques se gestionan de manera sostenible y a que protejamos la biodiversidad, restauremos y promovamos el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, y detengamos y revirtamos la degradación de la tierra.

domingo, 24 de junio de 2018

La rueda: Origen perdido

La rueda, es una pieza mecánica circular que gira alrededor de un eje. Puede ser considerada una máquina simple, y forma parte del conjunto denominado elementos de máquinas. Es uno de los inventos fundamentales en la Historia de la humanidad, por su gran utilidad en la elaboración de alfarería, y también en el transporte terrestre, y como componente fundamental de diversas máquinas. El conocimiento de su origen se pierde en el tiempo, y sus múltiples usos han sido esenciales en el desarrollo del progreso humano. 
En febrero de 2003, en unos pantanos 22 km al sur de Liubliana, capital de Eslovenia, se halló una rueda cuya antigüedad data de entre el 3100 a. C.-3350 a. C.). Se la halló junto con su eje; mide 72 cm de diámetro y está hecha de madera de fresno, mientras que el eje, que giraba junto con las ruedas, era de roble, más duro.1 Por otro lado, en el llamado Estandarte de Ur, proveniente de la ciudad de Ur en la Mesopotamia meridional, que data de 2500 a. C. aproximadamente, se representa un carro tirado por onagros, la representación más antigua conservada de la rueda como elemento propulsor. 
Rueda maciza de madera encontrada en Blair Drummond. Primera evidencia de transporte rodado en Gran Bretaña. Tres partes de una rueda maciza de madera se encontraron en Blair Drummond Moss (Valle del Forth, Escocia). Son la evidencia más temprana de transporte rodado en Gran Bretaña al haberse datado en el 1255 a. C. 
La rueda, seguramente, merece un lugar de honor en cualquier lista de grandes inventos. Una civilización industrializada es inconcebible sin ella. Su invención era tal vez inevitable, pero se tardó bastante en aparecer al lado del ser humano. Muchas civilizaciones, incluyendo los incas y los aztecas se las arreglaban bastante bien sin ruedas. La más antigua evidencia del uso de la rueda (un pictograma de Sumeria, el moderno Irak) data del año 3500 antes de Cristo. El invento se difundió rápidamente en el mundo Occidental. 
Yo creo que la rueda no lo invento ser humano, sino que lo copio de los animales que pueden tomar esta forma. Los armadillos se convierten en ruedas vivientes cuando se sienten amenazados por sus depredadores, e inclusive pueden huir rodando. Se cree que los gigantes armadillos pre-históricos podían convertirse en ruedas vivientes como sus actuales descendientes. El oso hormiguero, armadillo o pangolín, posee escamas duras en todo su cuerpo hasta su cola, cuando está en peligro se enrosca y se convierte en una pelota acorazada. El cochinito o bicho bolita, es un pequeñísimo crustáceo que se encuentra en los parques y jardines de todo el mundo, toma la forma de bola o rueda cuando siente que está en peligro. En esta década se han descubierto en el desierto africano del Sahara (Marruecos, recientemente), algunas arañas que para huir de sus depredadores se convierten en ruedas vivientes o en su defecto, dan saltos que imitan a la forma de una rueda. El lagarto armadillo que se enrolla como una rueda cuando se encuentra en peligro. Son ejemplos de que los animales inventaron la rueda, mucho más antes que nosotros.