lunes, 22 de mayo de 2017

Hielo Combustible: ¿La energía limpia del futuro?

China anunció la semana pasada que, por primera vez, logró extraer cantidades considerables de una sustancia semejante al hielo bajo el Mar Meridional de China que muchos consideran clave para los suministros energéticos del futuro. Las autoridades de ese país calificaron la extracción de este "hielo combustible" como un gran avance. El punto de extracción de esta especie de hidrato de gas natural se encuentra a una profundidad de 1.266 metros y a unos 285 kilómetros al sureste de Hong Kong. Los especialistas chinos han retirado una media de 16.000 metros cúbicos de alta pureza al día del prometedor recurso a lo largo de siete jornadas consecutivas.
El hielo combustible es una especie de hidrato de gas natural, explica el medio 'Shanghai Daily', se encuentra en las áreas del lecho marino o tundra donde se dan las altas presiones y las bajas temperaturas necesarias para su estabilidad. El material se asemeja a simple vista al hielo y arde con facilidad como el etanol sólido; de ahí su denominación. Un metro cúbico de 'hielo combustible' equivale aproximadamente a 164 metros cúbicos de gas natural regular. Científicos internacionales consideran este material como el mejor reemplazo para el petróleo y el gas natural. Además, se cree que es más ecológico y que se encuentra en la Tierra en grandes reservas.
Los hidratos de metano o hielo combustible, fueron descubiertos en el norte de Rusia en los años 60, pero no fue sino hasta 10 o 15 años más tarde que se empezó a investigar cómo extraer el gas de los sedimentos marinos. Japón, debido a la carencia de fuentes de energía naturales, fue pionero en este campo. Otros países líderes en la exploración del hielo combustible son India y Corea del Sur, que tampoco tienen reservas propias de petróleo. Mientras Estados Unidos y Canadá también son activos en este sentido, el foco de sus exploraciones ha sido en los hidratos de metano bajo el permafrost en el norte de Alaska y Canadá.
Cabe mencionar que los hidratos de metano han sido reconocidos como una gran amenaza que verían la luz si el cambio climático continúa, y no en vano han sido considerados como una de las posibles causas de la extinción masiva del Pérmico-Triásico, conocida como “hipótesis del fusil de claratos“. Una molécula de metano es 25 veces más nociva que una de dióxido de carbono (CO2) en lo que al agravio del efecto invernadero se refiere, por lo que si el cambio climático continua, y con esto el aumento de la temperatura global, la variación de la temperatura marina y derretimiento del permafrost podría suponer que los fácilmente alterables hidratos de metano liberaran su combustible a la atmosfera, produciéndose con ello un ciclo vicioso en el cual la continua elevación de la temperatura terrestre supusiera cada vez más y más emisiones de metano provenientes de los hidratos a la atmósfera.
El metano puede formar mezclas explosivas con el aire, siendo su límite a partir del cual se puede producir la ignición de un 4% en concentración. Es por ello por lo que el metano proveniente de las fugas en los yacimientos de hidratos de metano no prende al llegar a la superficie, aunque algunos expertos como Gregory Ryskin defienden la hipótesis de que una gran fuga de metano podría originar grandes explosiones al contacto de este con el oxígeno. Un ejemplo probado de las consecuencias que podrían originar los escapes de hidratos de metano sobre el trasporte marítimo y aéreo lo encontramos el conocido como Triángulo de las Bermudas, situado en el mar de Sargazos, en donde la descomposición de algas es elevada y hay grandes depósitos de hidratos de metano que en ocasione liberan su combustible. 
Si bien el uso de los hidratos como combustible permitirá una fuente más limpia que el petróleo y carbón, no se soluciona el problema del Cambio Climático, aunque una de las alternativas que se están barajando es el soterramiento de CO2 en los yacimientos de hidratos, de modo que sea este gas el que forme un hidrato una vez extraído el metano.  Formándose así un compuesto de mayor estabilidad que aguantaría mayores condiciones de presión y temperatura. Se obtendrían entonces múltiples ventajas en ello, ya que se obtendría el metano combustible a la vez que se soterraría CO2 para evitar su fuga al ambiente.

domingo, 21 de mayo de 2017

Energía Nuclear de cuarta generación

Los nuevos reactores, más seguros y menos contaminantes, podrían estar en marcha para 2030. Más seguros, más eficientes y con menos residuos radiactivos. Así serán los reactores nucleares de la llamada cuarta generación. Por el momento se trata de un conjunto de tecnologías experimentales –todavía no hay prototipos en marcha- pero los cálculos más optimistas estiman que en 2030 podrían empezar a funcionar.
La tecnología de cuarta generación se centra principalmente en seis tipos de reactores, que se diferencian básicamente en el refrigerante que utilizan. En este sentido, los expertos hablan de dos grupos de reactores, los termales y los rápidos. En el grupo de los reactores termales se encuentran los siguientes modelos:
Reactor de muy alta temperatura, se prevé que pueda alcanzar temperaturas de 1.000° C. Asimismo, se espera que sirva para la producción de hidrógeno. En este caso, se cree que una versión de este sistema, denominado "Planta Nuclear de Nueva Generación", podría estar finalizada en 2021.
Reactor supercrítico de agua, utiliza como fluido agua cuya temperatura y presión se encuentran en su punto crítico termodinámico. De esta manera, aumentando su eficiencia térmica y su sencillez como planta. Su principal objetivo es generar electricidad a bajo costo.
Reactor de sal fundida, recibe este nombre porque su refrigerante es la sal fundida.
En cuanto a los reactores rápidos, también se trabaja en tres sistemas distintos:
Reactor rápido refrigerado por gas, conseguirá una mejor eficiencia en la conversión del uranio y en la gestión de los actínidos (elementos químicos esenciales en el proceso de obtención de energía atómica).
Reactor rápido refrigerado por sodio, aumentara la eficiencia del uso de uranio y eliminara la necesidad de isótopos transuránicos (elementos radiactivos con número atómico mayor que 92).
Reactor rápido refrigerado por plomo, su enfriamiento se produce por convección natural, y podrá utilizarse para producir hidrógeno mediante procesos termoquímicos. 
En la actualidad, las centrales nucleares que están en funcionamiento son de segunda y tercera generación, pero ya se están creando en fase experimental las de cuarta generación, que utilizan como combustible el 99% desechado por las actuales y donde la seguridad es lo más importante. Son capaces de soportar un maremoto o el impacto de un avión. Esta tecnología se centra principalmente en seis tipos de reactores reagrupados en dos tipos, los termales y los rápidos, que se diferencian básicamente en el refrigerante que utilizan. En eso está trabajando la empresa del hombre más rico del mundo TerraPower. Aunque por el momento son simulaciones que realiza desde un ordenador. El fundador de Microsoft, Bill Gates, meses después de dar a conocer su carta “profética” sobre un mundo con energía limpia, habla ahora sobre su confianza en la energía nuclear de cuarta generación. Tanto es así, que considera que vale la pena teniendo en cuenta lo que ve como las desventajas de los combustibles fósiles. Gates está poniendo su dinero en lo que cree que es el futuro de la energía “cero emisiones de CO2” y económicamente viable.

lunes, 8 de mayo de 2017

Energía nuclear: Limpia y segura

La energía nuclear o energía atómica, es una energía renovable en la que se utiliza la energía que se libera espontánea o artificialmente en las reacciones nucleares. Sin embargo, este término engloba otro significado, el aprovechamiento de dicha energía para otros fines, tales como la obtención de energía eléctrica, energía térmica y energía mecánica a partir de reacciones atómicas, y su aplicación, bien sea con fines pacíficos o bélicos. Así, es común referirse a la energía nuclear no solo como el resultado de una reacción sino como un concepto más amplio que incluye los conocimientos y técnicas que permiten la utilización de esta energía por parte del ser humano. Estas reacciones se dan en los núcleos atómicos de algunos isótopos de ciertos elementos químicos (radioisótopos), siendo la más conocida la fisión del uranio-235 (235U), con la que funcionan los reactores nucleares, y la más habitual en la naturaleza, en el interior de las estrellas, la fusión del par deuterio-tritio (2H-3H). Sin embargo, para producir este tipo de energía aprovechando reacciones nucleares pueden ser utilizados muchos otros isótopos de varios elementos químicos, como el torio-232, el plutonio-239, el estroncio-90 o el polonio-210 (232Th, 239Pu, 90Sr, 210Po; respectivamente).Existen varias disciplinas y/o técnicas que usan de base la energía nuclear y van desde la generación de energía eléctrica en las centrales nucleares hasta las técnicas de análisis de datación arqueológica (arqueometría nuclear), la medicina nuclear usada en los hospitales, etc. 
La energía nuclear se utiliza desde la década de 1950 como sistema para dar empuje (propulsar) distintos sistemas, desde los submarinos (el primero que utilizó la energía nuclear), hasta naves espaciales.
Tras el desarrollo de los buques de propulsión nuclear de uso militar se hizo pronto patente que existían ciertas situaciones en las que sus características podían ser trasladadas a la navegación civil. Se han construido cargueros y rompehielos que usan reactores nucleares como propulsión. El primer buque nuclear de carga y pasajeros fue el NS Savannah, botado en 1962. Solo se construyeron otros tres buques de carga y pasajeros: El Mutsu japonés, el Otto Hahn alemán y el Sevmorput ruso. El Sevmorput (acrónimo de 'Severnii Morskoi Put'), botado en 1988 y dotado con un reactor nuclear tipo KLT-40 de 135 MW, sigue en activo hoy en día transitando la ruta del mar del norte. Rusia ha construido 9 rompehielos nucleares desde 1959 hasta 2007, realizando recorridos turísticos, viajando hacia el polo norte, desde 1989. El coste de uno de sus viajes es de 25.000 dólares en un viaje de 3 semanas. 
La única propuesta conocida de automóvil nuclear es el diseño conceptual lanzado por Ford en 1958: el Ford Nucleon. Nunca fue construido un modelo operacional. En su diseño se proponía el uso de un pequeño reactor de fisión que podía proporcionar una autonomía de más de 8000 km. Un prototipo del coche se mantiene en el museo Henry Ford. Una opción, incluida en las alternativas al petróleo, es el uso del hidrógeno en células de combustible como combustible para vehículos de hidrógeno. Se está investigando en este caso el uso de la energía nuclear para la generación del hidrógeno necesario mediante reacciones termoquímicas o de electrólisis con vapor a alta temperatura. 
La aplicación práctica más conocida de la energía nuclear es la generación de energía eléctrica para su uso civil, en particular mediante la fisión de uranio enriquecido. Para ello se utilizan reactores en los que se hace fisionar o fusionar un combustible. El funcionamiento básico de este tipo de instalaciones industriales es similar a cualquier otra central térmica. Se necesitan medidas de seguridad y control mucho más estrictas. En el caso de los reactores de cuarta generación estas medidas podrían ser menores, mientras que en la fusión se espera que no sean necesarias. La cantidad de combustible necesario anualmente en estas instalaciones es varios órdenes de magnitud inferior al que precisan las térmicas convencionales. Las emisiones directas de CO2 y NOx en la generación de electricidad, principales gases de efecto invernadero de origen antrópico, son nulas; aunque indirectamente, en procesos secundarios como la obtención de mineral y construcción de instalaciones, sí se producen emisiones.

sábado, 6 de mayo de 2017

Energía eólica: infinita energía

Energía eólica, es la energía obtenida del viento, es decir, la energía cinética generada por efecto de las corrientes de aire al desplazarse de áreas de alta presión hacia áreas de baja presión y que es transformada en otras formas útiles para las actividades humanas. En la actualidad, este tipo de energía es utilizada principalmente para producir energía eléctrica mediante dispositivos llamados aerogeneradores que transforman la energía cinética del viento en energía eléctrica. La energía eólica es un recurso abundante, renovable, limpio y ayuda a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al reemplazar las turbinas de las centrales termoeléctricas que funcionan a base de combustibles fósiles y son utilizadas para generar energía eléctrica. 
La energía eólica no es algo nuevo, es una de las energías más antiguas junto a la energía térmica. El viento como fuerza motriz se ha utilizado desde la antigüedad. Así, ha movido a barcos impulsados por velas o ha hecho funcionar la maquinaria de los molinos al mover sus aspas. Sin embargo, tras una época en la que se fue abandonando, a partir de los años ochenta del siglo XX este tipo de energía limpia experimentó un renacimiento. La energía eólica crece de forma imparable ya en el siglo XXI, en algunos países más que en otros, pero sin duda alguna en España existe un gran crecimiento, siendo uno de los primeros países, por debajo de Alemania a nivel europeo o de Estados Unidos a escala mundial. El auge del aumento de parques eólicos se debe a las condiciones favorables de viento, que ocupa un puesto principal, entre los que se puede destacar que el recurso de viento es excepcional. La industria de la energía eólica en tiempos modernos comenzó en 1979 con la producción en serie de turbinas de viento por los fabricantes Kuriant, Vestas, Nordtank, y Bonus. Aquellas turbinas eran pequeñas para los estándares actuales, con capacidades de 20 a 30 kW cada una. Desde entonces, la talla de las turbinas ha crecido enormemente, y la producción se ha expandido a muchos sitios. 
La microgeneración de energía eólica consiste en pequeños sistemas de generación de hasta 50 kW de potencia. En comunidades remotas y aisladas, que tradicionalmente han utilizado generadores diésel, su uso supone una buena alternativa. También es empleada cada vez con más frecuencia por hogares que instalan estos sistemas para reducir o eliminar su dependencia de la red eléctrica por razones económicas, así como para reducir su impacto medioambiental y su huella de carbono. Este tipo de pequeñas turbinas se han venido usando desde hace varias décadas en áreas remotas junto a sistemas de almacenamiento mediante baterías. Las pequeñas turbinas aerogeneradoras conectadas a la red eléctrica pueden utilizar también lo que se conoce como almacenamiento en la propia red, reemplazando la energía comprada de la red por energía producida localmente, cuando esto es posible. 
Existe una gran cantidad de aerogeneradores operando, con una capacidad total de 369 597 MW a finales de 2014, de los que Europa cuenta con el 36,3 %. China y Estados Unidos representan juntos casi el 50 % de la capacidad eólica global, mientras que los primeros cinco países (China, EE. UU., Alemania, España e India) representaron el 71,7 % de la capacidad eólica mundial en 2014. Alemania, España, Estados Unidos, India y Dinamarca han realizado las mayores inversiones en generación de energía eólica. Dinamarca es, en términos relativos, la más destacada en cuanto a fabricación y utilización de turbinas eólicas, con el compromiso realizado en los años 1970 de llegar a obtener la mitad de la producción de energía del país mediante el viento. En 2014 generó el 39,1 % de su electricidad mediante aerogeneradores, mayor porcentaje que cualquier otro país, y el año anterior la energía eólica se consolidó como la fuente de energía más barata del país. Hasta ahora China es el mayor productor de energía eólica hasta el 2015 con una producción de 145 104 MW, seguido por la Union Europea que produjo 128 752 MW con sus parques eólicos hasta el 2014. En tercer lugar esta Estados Unidos con 74 472 MW. El desarrollo de la energía eólica en los países de Latinoamérica está en sus inicios, y la capacidad conjunta instalada en ellos, hasta finales de 2013, llega a los 4709 MW.

jueves, 20 de abril de 2017

Biogás: basura orgánica convertida en energía

El biogás es un gas combustible que se genera en medios naturales o en dispositivos específicos, por las reacciones de biodegradación de la materia orgánica, mediante la acción de microorganismos y otros factores, en ausencia de oxígeno (esto es, en un ambiente anaeróbico). Este gas se ha venido llamando gas de los pantanos, puesto que en ellos se produce una biodegradación de residuos vegetales semejante a la descrita. La producción de biogás por descomposición anaeróbica es un modo considerado útil para tratar residuos biodegradables, ya que produce un combustible de valor además de generar un efluente que puede aplicarse como acondicionador de suelo o abono genérico. El resultado es una mezcla constituida por metano en una proporción que oscila entre un 50% y un 70% en volumen, y dióxido de carbono conteniendo pequeñas proporciones de otros gases como hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y Ácido sulfhídrico/sulfuro de hidrógeno. El biogás tiene como promedio un poder calorífico entre 18,8 y 23,4 mega julio (unidad) por metro cúbico (MJ/m³). Este gas se utiliza para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, caldera (calefacción u otros sistemas de combustión a gas), debidamente adaptados para tal efecto y recientemente en algunos vehículos (barcos y aviones), principalmente automóviles.
La composición química del biogás depende primordialmente de dos factores: los materiales empleados en la digestión y la tecnología utilizada para el proceso. Teniendo eso en cuenta, el biogás puede contener entre 55 - 70% de metano, 30 - 45% de dióxido de carbono y < 5% trazas de otros gases (considerados impurezas). Entre sus características el biogás posee un poder calorífico entre 6 - 6,5 kWh/Nm3, su equivalente en combustible es de 0,6 - 0,65 L de petróleo por metro cúbico de biogás. Temperatura de ignición de 650 a 750°C. Presión crítica de 74 a 88 atmósfera. Temperatura crítica de -82,5°C. Densidad de 1,2 kg/m3. Masa molar de 16,043 g/mol.
La generación de biogás en las explotaciones ganaderas. Por medio de este procedimiento se puede aprovechar unos residuos como son las deyecciones del ganado (estiércol), de otro modo de difícil o costoso tratamiento, para la producción de un excelente recurso energético limpio, que es el biogás. Las explotaciones ganaderas actuales, sean del tamaño que sean, provocan un negativo impacto ambiental. Por un lado consumen una importante cantidad de energía a la vez que, sobretodo, generan grandes volúmenes de un residuo, como es el estiércol, que contamina el aire y el agua. Afortunadamente existe un procedimiento capaz de reducir en gran medida, o incluso de forma total, el impacto ambiental provocado por el estiércol. Se trata de la generación de biogás. 
La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha desarrollado diversos proyectos sobre biomasa a través de su división IEA Bioenergy. La agencia calcula que el 10% de la energía primaria mundial procede de los recursos asociados a esta fuente, incluidos los relacionados con biocombustibles líquidos y biogás. El 2016 el periódico de la Energía busco por todo el mundo a los países que producen la mayor cantidad de biomasa para elaborar su ranking de las 10 mayores plantas de energía eléctrica a partir de la biomasa (base del biogás). Finlandia, que es el país con mayor consumo de energía per cápita de Europa, con 1,490 toneladas de biomasa sólida, es el país que coloca mayor número de plantas en el Top 10, con un total de siete centrales, aunque la mayor planta es británica, y Polonia y Estados Unidos, con una planta cada una, completan esta clasificación. En Latinoamérica: México, Colombia, Argentina, Cuba y Bolivia están aprovechando las bondades del biogás, pero en una escala mínima. 

jueves, 13 de abril de 2017

Los biocombustibles (futuro y pasado)

Biocombustibles, provienen de la biomasa, o  materia orgánica que constituye todos los seres vivos del planeta. La biomasa es una fuente de energía renovable, pues su producción es mucho más rápida que la formación de los combustibles fósiles. Entre los cultivos posibles de utilizar para la elaboración de biocombustibles, están los de alto tenor de carbohidratos (caña de azúcar, maíz, mandioca), las oleaginosas (soja, girasol, palmas) y las esencias forestales (eucalipto, pinos). Inclusive de algunas algas marinas. 
El bioetanol o etanol, es un alcohol y su mayor parte se fabrica siguiendo un procedimiento similar al de la cerveza, en el que los almidones son convertidos en azúcares, los azúcares se convierten por fermentación en etanol, el que luego es destilado en su forma final. Se produce principalmente a partir de caña de azúcar o maíz (en algunos casos el maíz es mezclado con un poco de trigo o cebada), cuyos hidratos de carbono son fermentados a etanol por las levaduras del género Saccharomyces. Los principales productores de alcohol como combustible son Brasil, Estados Unidos y Canadá. Brasil lo produce a partir de la caña de azúcar y lo emplea como “hidro-alcohol” (95% etanol) o como aditivo de la gasolina (24% de etanol). Estados Unidos y Canadá lo producen a partir de maíz (con un poco de trigo y cebada) y es el biocombustible más utilizado en diferentes formulaciones que van desde el 5% al 85% de etanol. Más de 1.500 millones de galones (5.670 millones de litros aprox.) se agregan anualmente a la gasolina para mejorar el rendimiento de los vehículos y reducir la polución atmosférica.
El Biodiesel, es un éster que puede producirse a partir de diferentes tipos de aceites vegetales, como los de soja, colza, girasol, y a partir de grasas animales. El biodiesel tiene una cantidad de energía similar al diesel de petróleo pero es un combustible más limpio que el diesel regular y puede ser utilizado por cualquier tipo de vehículo diesel (vehículos de transporte, en embarcaciones, naves turísticas y lanchas), solo o en solución como aditivos para mejorar la lubricidad del motor. Actualmente el biodiesel se usa en varios países en mezclas con porcentajes diversos.
El Biogás, se produce a partir de la fermentación de la materia orgánica (basura orgánica, mayormente). Para la obtención de biogás se puede utilizar como materia prima la excreta animal, la cachaza de la caña de azúcar, los residuales de mataderos, destilerías y fábricas de levadura, la pulpa y la cáscara del café, así como la materia seca vegetal. Esta técnica permite resolver parcialmente la demanda de energía en zonas rurales, reduce la deforestación debida a la tala de árboles para leña, permite reciclar los desechos de la actividad agropecuaria y, es un recurso energético “limpio” y renovable. El biogás que se desprende de los tanques o digestores es rico en metano que puede ser empleado para generar energía eléctrica o mecánica mediante su combustión, sea en plantas industriales o para uso doméstico.
Combustible algal o biocombustible de algas, oleoalgal, oilgae, algaeoleum o biocombustible de tercera generación, es un biocombustible fabricado a partir de los productos de las algas. Un equipo de expertos de la Universidad de Jaén (UJA), encabezado por Sebastián Sánchez Villasclaras, ha iniciado un estudio de investigación dirigido a la limpieza de aguas residuales terciarias a través de la microalga Botryococcus braunii, que produce grandes cantidades de hidrocarburos líquidos. Las empresas de capital riesgo de Estados Unidos han decidido dar la espalda al etanol procedente del cultivo de maíz e invertir en productores que utilicen algas. El reto de la producción a gran escala de microalgas con fines energéticos ha sido asumido a escala global por un gran número de empresas, y los avances en este campo se producen con rapidez. Algunos ejemplos son el reciente anuncio, realizado por la empresa Solazyme, de producción del primer keroseno de aviación producido a partir de biomasa de algas; la iniciativa del Carbon Trust británico destinando 26 millones de libras al desarrollo de estas tecnologías o bien el interés del DARPA norteamericano en las aplicaciones en el ámbito militar. Aviones y algunos automóviles (o coches), ya utilizan este combustible limpio. 

domingo, 9 de abril de 2017

Hidrógeno: energía universal

El hidrógeno es un gas inflamable, incoloro e inodoro, y es el elemento químico más ligero y más abundante del universo, estando las estrellas y planetas gaseosos formados mayormente por este elemento en estado de plasma durante la mayor parte de sus ciclos. En nuestro planeta, se encuentra mezclado con otros elementos, como minerales y principalmente en el agua. El hidrógeno se usa como combustible para automóviles o coches, algunos aviones y drones militares, en las pinturas luminosas e inclusive se usó para fabricar la famosa bomba de Hidrógeno (bomba H) durante la Segunda Guerra Mundial. 
El hidrógeno es una fuente de energía, usado en las plantas comerciales de fusión nuclear alimentadas por deuterio o tritio, una tecnología que se ha desarrollado enormemente. La energía del Sol proviene de la fusión nuclear del hidrógeno, sin embargo, es un proceso complicado de conseguir en la Tierra. El hidrógeno elemental obtenido de fuentes solares, biológicas o eléctricas, anteriormente costaba mucho energía producirlo, pero ahora en algunos países europeos se ha masificado su producción. La fuente más común de hidrógeno es el agua. Se obtiene por la descomposición química del agua en oxígeno e hidrógeno partir de la acción de una corriente eléctrica (electrólisis) generada por fuentes de energía renovable (solar fotovoltaica, eólica, etc.). Este proceso divide el agua, produciendo oxígeno puro e hidrógeno. El hidrógeno obtenido puede ser comprimido y almacenado en celdas por varios meses hasta que se lo necesite. El hidrógeno representa energía almacenada, se puede quemar como cualquier combustible para producir calor, impulsar un motor, o producir electricidad en una turbina. 
Los automóviles a hidrógeno son automóviles que utilizan hidrógeno diatómico como su fuente primaria de potencia para la locomoción. Estos autos utilizan generalmente el hidrógeno en uno de estos dos métodos: combustión o conversión de celdas de combustible. En la combustión, se "quema" el hidrógeno en los motores fundamentalmente de la misma forma que en los vehículos de gasolina. En la conversión de celdas de combustible, el hidrógeno se convierte en electricidad a través de celdas de combustible que mueven motores eléctricos. Con cualquier método, el subproducto principal del hidrógeno consumido es el agua. Posteriormente aparecieron los autos híbridos que son mitad gasolina y mitad hidrogeno, u otra energía alternativa, que puede ser solar y/o eléctrica. Sin embargo, la tendencia actual es hacia los autos multiecológicos, los cuales combinan dos o tres energías limpias o verdes. Estas tendencias se está profundizando debido a que se ha llegado a la máxima producción del petróleo, pero a la sobre producción de automóviles o coches a gasolina. El año pasado, la OPEP pidió a los fabricantes de automóviles que fabricantes menos automóviles, pues la OPEP ya no se da abasto para cubrir la demanda. 
Empresas como Boeing, Lange Aviación y el Centro Aeroespacial Alemán usan el hidrógeno como combustible para los aviones. En febrero de 2008, Boeing probó un vuelo tripulado de un pequeño avión propulsado por una pila de combustible de hidrógeno. Se han probado también aviones no tripulados de hidrógeno. Estados Unidos, Japón y la mayoría de los países de la Unión Europea promueven el uso del hidrógeno como energía limpia, siendo los europeos y japoneses los más innovadores con este tipo de energía.

domingo, 2 de abril de 2017

Evolución de los animales domésticos

Los caballos fueron uno de los primeros animales en ser domesticados en la antigüedad, tanto en Europa y parte de Asia. Los caballos han sido usados como un medio de transporte de personas y carga desde la antigüedad (Imperio Romano, Imperio Egipcio, Imperio japonés e Imperio Chino) hasta mediados del siglo 19 (entre 1900 y 1950, aproximadamente), cuando son sustituidos por los primeros automóviles. Las carretas usadas por los primeros colonos que llegaron a Estados Unidos, luego se masificaron y fueron usadas en las tres Américas (Norte, Centro y Sur). Los caballos fueron usados como armas de batalla desde la antigüedad hasta la Primera Guerra Mundial e inicios de la Segunda Guerra Mundial, donde demostraron ser obsoletos contra los poderosos tanques de Hitler. Los grandes guerreros y estratega del mundo han montado sus propios caballos, como Atila, Hengis Khan, Alejandro Magno y Napoleón. Actualmente, solo son usados por algunas fuerzas policiales a nivel mundial, para controlar manifestaciones. También son usados en las carreras de caballos y la equitación. 
Los elefantes según los documentos históricos fueron domesticados por los persas, usados como armas de guerra debido a su gran tamaña y fuerza. Los elefantes persas fueron vencidos por la inteligencia y astucia de Alejandro Magno. Los países asiáticos dejaron de usar a los elefantes como armas de guerra debido al alto costo de su mantenimiento y la aparición de las armas de fuego, como los cañones y los rifles. En la antigua India también fueron usados como armas de guerra, pero con la diferencia que a los elefantes además se les usaba (y usa hasta hoy), para la agricultura, ganadería y la construcción de viviendas y caminos. Los elefantes de la India, además de ser usados para el transporte de turistas y de carga, también son usados por los guarda bosques de las reservas ecológicas para espantar a los cazadores furtivos. Entre los siglos 18 y 19, los elefantes fueron usados para los espectáculos de los circos callejeros o circos errantes. Debido a que se descubrió que en los circos maltrataban a los animales se les prohibió su uso de animales, solo los circos ilegales o clandestinos aun usan animales. Hoy, la mayoría de los circos, ya no usan animales para sus espectáculos circenses. 
Los camellos fueron usados como caballería y como animales de carga en lugar de caballos o mulas. Los camellos han sido usados militarmente, sobre todo, por su habilidad para asustar caballos en recintos cerrados, una cualidad usada por los aqueménidos persas cuando luchaban contra Lidia. Además, los persas solían usar los camellos como trenes de avituallamiento para transportar armas y equipo. Los caballos aborrecen el olor de los camellos que están cerca, incluso haciéndose difíciles de controlar. El ejército de los Estados Unidos tuvo una unidad de camellos desplegada en California en el siglo XIX, y los establos de ladrillos todavía pueden verse en el arsenal de Benicia, ahora convertido en estudio de artistas y artesanos. Los camellos se han usado en guerras por toda África; hasta el Imperio Romano de Oriente usó tropas auxiliares conocidas como Dromedarii, reclutadas en las provincias del desierto. Durante la Guerra Civil Americana, los camellos fueron usados en una etapa experimental, pero no llegó lejos. En algunas partes de la India como en los países del Medio Oriente, solo se usan los camellos para el transporte de personas y carga, siendo muy útiles para las tribus nómades del desierto del Sahara. 
Los perros son modificaciones genéticas hechas por nosotros los humanos en la antigüedad, ya que los perros descienden de los lobos. Existen una gran variedad de razas caninas creadas de dichas modificaciones genéticas. Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial fueron usados como armas de batalla, como los perros bomba de los Nazi o los pastores alemanes nazi para perseguir y capturar a los judíos o fugitivos de sus prisiones. Actualmente, los perros son usados por las fuerzas policiales y militares a nivel mundial, para combatir el narcotráfico, terrorismo y la delincuencia callejera. Rescate de personas en desastres naturales, avalanchas de nieve y/o en las playas.